Lo que no puede mojarse…

Mariposa Morpho_ilustración Marta Ventura

Lo ilusorio describe vivencias haciendo creer que existo, pero es en lo más hondo donde reside la realidad… Desnuda de palabras, de formas, de emociones… la verdadera cualidad del Ser. Amo esa sensación de infinito.

Cuenta la leyenda que cuando callas, en tu mente, aparece la luna llena. Ella te susurra al oído todo lo que necesitas saber…

El amor, que nunca se hubo ido, renace del olvido y resplandece como lo hacen las azuladas alas de la hermosa Morpho… La belleza escondida sale coqueta, acariciando… haciendo cosquillas al presente.

Hay algo grande detrás de todas las cosas. Ese “algo” también eres tú. Y te engrandece, te hace infinita… Te acompaña hacia la comprensión de lo incomprendido, hacia la sabiduría, hacia la compasión, hacia la dulce mirada de corazón noble… hacia el amor infinito.

¿Quién habla a quien si no el mismísimo Universo?

¿Qué dulce melodía acaricia hoy mi silencio?…Y esa leve sonrisa que cierra estos ojos y lleva a esa mano a sujetar este pecho… Y no haría nada más que quedarme aquí, para toda la eternidad. Cuando he traspasado todas las puertas, no tengo más opción que sentirme libre.

Quiera el silencio amar locamente a este cuerpo y llevarlo al éxtasis… allí dónde no hay absolutamente nada salvo Yo.

Quien quiera ver todas las estrellas, que ame. La luna y el sol también habitan en la piedra que reposa, despreocupada, a mil millas de profundidad.

La flor es la misma en mitad de la noche, aunque tú no puedas distinguirla. ¿No percibes su delicado aroma?

Me pregunto si la flor sabe que existo.…

a la vuelta de México y Costa Rica… Granada, 15 febrero 2019
Meditando en El golfo Dulce, Península de Osa, Costa Rica
Anuncios

Esclavitud… muerta

Mujeres esclavas,

atadas a dagas hirientes,

preñadas de injusticia,

vaginas usurpadas.

Almas que gritan en el silencio del olvido,

acunando desgarros podridos de ilusiones,

de futuros malolientes,

de miradas fallecidas.

 

Niños obligados a ser hombres,

apartados de sueños y hamburguesas,

esperanzas que, arañadas, se desangran,

semillas asfixiadas en la noche.

 

¿Cómo es que el sol continúa brillando?

¿Por qué la luna sigue reflejada en el lago?

Y el almendro comparte sus frutos…,

Y la tierra me sigue amando.

Granada, 7 septiembre 2018

 

¿Puedes oír lo que grita?

La paz habita en lo ignoto.
Caminos velados a miradas fútiles te aúnan a ella…
Sendas silenciosas,
colmadas de soledades indiscretas,
van tejiendo sueños vestidos de amaneceres,
que gritan verdades últimas
a corazones intrépidos.

Luz de sol, de flor y también de luna. Farolillo inquebrantable de amores que renacen… Se escucha el eco del mundo en el aleteo callado de la mariposa, evocando melodías… de vidas y de muertes, aquí mismo, en este inagotable presente… ¿Puedes oír lo que grita?

Granada, 30 julio 2018
Ilustración de Benjamín Lacombe

Melodías silenciosas

―¿Se puede ser feliz?―le preguntó la mujer al almendro.

Fue el viento quien respondió creando palabras entre las hojas del viejo árbol.

―Sé que Ella reside en el instante que soy capaz de no perderme. No me preguntes por qué.

―La montaña está en mí ¿Cómo dará los tres pasos?―dijo entonces el enigma a la razón.

―Comprendiendo se dan todos los pasos―en la lejanía se oyeron estas voces y tal como vinieron… se marcharon.

La luna en cambio está hoy perezosa y no se ha ido, o ha querido quedarse un poco más para embriagarse, como lo hago yo, con la sinfonía de este mundo. Permanecería aquí hasta la eternidad ¿O será que ya habito en ella?

Melodías silenciosas que hablan de lo mismo, van flotando en un limbo de vacíos que sostienen mariposas sin rumbo. No hay destino al que llegar salvo el aquí mismo. Se me cierran los ojos, no quiero buscar, no quiero hallar…ni siquiera soñar.

Un sinfín de nacimientos y muertes en un simple soplo… Pero hoy estoy callada, y quieta, me limito a observar.

Granada, 06/06/2018

En la parte superior, preciosa ilustración de MIHO HIRANO.

¿Quién está en silencio?

He ido a buscarme por la senda del olvido y no he encontrado a nadie.

Ella juega con mi creencia de que existo y me conduce por caminos que no llevan a ningún lugar.

Cierro los ojos y ensayo adentrarme en eso que sospecho es el silencio. En aquel elíseo, esta cosa que cree ser alguien acierta a hallar un recodo amable.

Quietud.

¿Pero quién es ésta que alivia el sinsentido de este mundo en un rincón de su jardín? Otro engaño al que me dirige el canto de las sirenas.

Me entra la risa que nace sola, sin origen.

Todos cantan como los grillos en la noche, sin un espacio para pararse a escuchar.

Granada, 28 enero 2017

En el jardín de la memoria

Cuenta la leyenda que las voces que hablan a la montaña son las mismas voces que te hablan a ti en tus silencios…

Sigo el hilo que me lleva a mi verdadera naturaleza y no es a Ti a quien encuentro sino a Mí, Contigo.

Encontrarme a mi misma para ver que nunca estuve fuera, ni lejos.

Las aguas que mecen recuerdos se han aquietado. No queda nada en el jardín de la memoria aparte de ese silencio denso que cubre toda mi casa.

Ninguna forma emerge de la ventana del vacío.

Si es tan vacío, ¿Cómo puedo decir si es grande o pequeño?

 

La flor que hay en mi jardín ¡es tan hermosa!
Cuando la he visto realmente, estaba yo en su lugar y ella en el mío ¿Cuál es la diferencia entre tú y yo?
Todo lo que distingo me habla de Mi misma…

Granada, 19 de enero del 2018

Sensaciones…

Me han dicho que escriba sin mi presencia,
y me he ido tras la brisa que mece las flores del almendro y las hace caer.

Estoy aquí, en el jardín silente, dónde la vida se me muestra sin nada que la defina. Los nombres de las cosas, de los árboles, de las flores, de la mariposa… se han desvanecido y yo, también me he ido.

Agua callada que discurre nutriendo las raíces de lo que no se ve. ¿Puedes oler su perfume?

Buscamos para saber o entender cuál es la verdad y lo hacemos desde el deseo, la ansiedad, la prisa,… me temo que estamos observando el mundo desde el lugar equivocado. Y dime entonces:
¿Quién hace mover el viento?
¿Qué es más real la sombra o el árbol que la proyecta?

¡Qué hermosas son las sombras! ¿Por qué no las habré mirado antes?

Esta vez el céfiro acuna la esencia de todas las cosas despertándolas de la ilusión de sí mismas.

Calla hasta lo más hondo, me ha dicho… y me he perdido por la senda que te libera del olvido.

                                                                                           Granada, 18 junio 2017
Ilustración de Katarzyna Bruniewska